Durante las visitas a las diferentes bodegas de Txakoli, suele ser habitual recorrer 3 espacios diferenciados: los viñedos, la bodega y por último un pequeño “txoko” donde degustar los caldos de la casa. En este artículo mencionamos cuales son para nuestro gusto las mejores bodegas de txakoli.

Bodega de Txakoli Urkizahar

Pequeña, familiar, ecológica y ubicada en Beizama, corazón de Gipuzkoa. Simplemente impresionante. Este proyecto familiar, se basa en el concepto de micro bodega, una iniciativa, en la que, sin excederse en la extensión de sus viñedos, se busca la excelencia de sus vinos. Además, debemos mencionar que en esta pequeña explotación agraria únicamente elaboran caldos ecológicos, comprometiéndose así, a cuidar del ecosistema que nos rodea. Esta bodega ubicada entre los 350 y 450 metros de altitud, está considerada como la bodega más alta de Txakoli, haciendo más especial si cabe a estos caldos criados en el interior de Gipuzkoa. Como podéis ver, Luisja y los suyos apuestan claramente por un producto diferente, único. Un objetivo, para el que trabajan con pasión y constancia.

Bodega de txakoli K5

Esta bodega, conocida internacionalmente como la bodega de Karlos Arguiñano, es otra de las muchas que nos llamó la atención. Aunque en realidad el cocinero vasco no es más que uno de los 5 socios que crearon esta maravilla, su fama, ha hecho que se convierta en la imagen visible de la firma de txakoli K5. Un hecho, que junto a la calidad de su txakoli y la ubicación de su bodega, ha hecho que se situe en la segunda posición de nuestra particular lista de mejores bodegas de txakoli.  En los días soleados, es posible distinguir el puerto de Orio o el Ratón de Getaria a la perfección, dos espacios emblemáticos de la costa gipuzkoana. Una experiencia 100% recomendada.

Bodega de txakoli Hiruzta

Esta bodega ubicada en el increíble pueblo de Hondarribia, no solo nos sorprende con sus viñedos y caldos. Una experiencia muy completa, que os recomendamos disfrutar a ojos cerrados. Su cercanía con Iparralde (País Vasco Francés) y con Donostia San Sebastián, le hace perfecta para disfrutar de la visita a una bodega de Txakoli mientras conocemos cualquiera de estos dos entornos. Una bodega muy atractiva, que, tras la visita guiada nos propone disfrutar de 3 de sus caldos acompañados por 2 suculentos pintxos.  ¿No suena mal verdad? Por último, mencionar, que, en los soleados días de verano su terraza acapara gran parte de las miradas, un espacio desde el que podemos vislumbrar los viñedos ubicados en la ladera del monte Jaizkibel.

Bodega de txakoli Astobiza

La bodega Astobiza, es el único representante de la D.O. Arabako Txakolina que encontramos en esta lista. Una gran bodega, que demuestra por que no se debe menospreciar a ninguna de las provincias vascas que elaboran Txakoli. Tras recorrer sus viñedos y conocer algunas de las curiosidades típicas del clima de la zona, sorprenden a sus visitantes con diferentes vinos elaborados de una forma que nunca antes habíamos visto. Sorprendente.

Bodega de txakoli Berroja

Ubicada en Muxika, Bizkaia, esta bodega nos sorprende con una espectacular vista sobre Urdaibai. Un rincón para disfrutar de la tranquilidad del monte y los viñedos. Un espacio, ideado para el disfrute. Sus viñedos, ubicados en pendientes de gran desnivel, rodean la bodega, que, equipada con la última tecnología vitícola, obtiene unos vinos de quitarse el sombrero.

Fuente: Turismo Vasco

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *